Vespa 125 Corsa Super Sport – 1949

En 1949 se fabrica la Vespa 125 Corsa con el chasis de la misma aleación de aluminio que se usaba para hacer los aviones, ensamblado con remaches también de aleación, lo que suponía una solución tecnológicamente avanzada para esa época. El depósito, mayor y alargado hacia la dirección, servía para tener más autonomía y además para optimizar la conducción a alta velocidad. La Vespa 125 Corsa ha participado en muchos recorridos urbanos obteniendo numerosas y prestigiosas victorias: en 1950 Giuseppe Cau y Dino Mazzoncini se adjudicaron el primer y segundo puesto del Gran Premio de Bolonia; el mismo año, Cau vence también en el Circuito de Perugia, con una Vespa 125 corsa n°38. De este modelo únicamente se hicieron seis vehículos además de algunos prototipos.

Vespa 1956 Pinasco


En 1956, diez años después del primer modelo, sale de la fábrica de Pontedera la Vespa número un millón. El éxito de Vespa superó las expectativas más optimistas. El mítico scooter aparece entonces en tres versiones diferentes cilindradas: 125, 150 y 150 GS. La Vespa 150 es más cómoda y tiene mejores prestaciones respecto a la versión de 125 CC, de la que se diferencia por el faro montado sobre el manillar. El precio de lanzamiento de la Vespa 150 en el año 1956 es de 148.000 liras, frente a las 128.000 liras de la Vespa 125 y las 178.000 liras de de la Vespa GS, mucho más potente, rápida y deportiva.

Prohibida la copia

Turín. Se prohibe copiar la Vespa.
Una sentencia histórica de la Corte de Turín contra las imitaciones, al menos en Italia, del scooter de Piaggio que empezó su producción en 1946. Los jueces dan plena validez de la “marca tridimensional” que protege la forma distintiva de la Vespa y los modelos que se han llevado produciendo durante los últimos 70 años reconociendo su carácter creativo y su valor artístico.