Trofeo Cantó 1960

Trofeo-Canto-01

A las diez de la mañana, desde el chalet del Real Moto Club de España, en la carretera de Madrid a La Coruña, se inició la prueba de regularidad Inauguración – Trofeo Cantó, que transcurría por Aravaca, Pozuelo, Boadilla del Monte, Brunete, Villanueva de Perales, Villamantilla, Villamanta, Aldea del Fresno, Chapinería, Colmenar de Arroyo, Fresnedillas, Navalagamella, Quijorna, Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo, carretera de El Escorial, Bar Anna, al lugar de salida, donde estuvo instalada la meta.
La distancia es de 127 kilómetros (70 para regularidad y el resto de “rallye”).
De los cuarenta y dos inscritos —28 de motocicletas y 14 con automóviles— no estuvieron en la salida ocho—cinco y tres, respectivamente—, para después verse obligados a retirarse durante la carrera ocho participantes en “dos ruedas” y tres de coches.

Trofeo-Canto-05

El recorrido, aunque corto, tuvo dificultades de su trazado por caminos provinciales, multiplicidad de cruces y el mayor obstáculo regularista entre los kilómetros 8 al 9 de Boadilla a Brunete. Un badén artificial producido por los recientes temporales hacía necesario hacer verdaderos equilibrios cronométricos ‘para salvar penalizaciones.
Unicamente el vencedor, Manolo Gómez Ysla, pasó ambos a “cero”. Para el control del hito 9 le acompañaron en lo perfecto Javier Ortueta (Bultaco) y De la Torre (Montesa). Este, sobre la mitad de competición y a su paso por el octavo control, situado de Aldea del Fresno a Chapinería, era virtual ganador, ya que sus errores sumaban tres segundos, y Gómez Ysla, Díaz Arroyo y Urgoiti tenían, respectivaMente, 5, 12 y 11. Fué uno más de los “despistados” por Colmenar de Arroyo y Fresnedillas. Luego, cuando volvió a la “buena” ruta, su retraso pasaba del límite reglamentario y le aplicaron la correspondiente descalificación.

VESPISTA CIEN POR CIEN

Gómez Ysla justificó, una vez más, sus calidades de vespista cien por cien, que no son necesarias subrayar.
No le importan si los promedios fijados son altos para la “scooter”; él impone siempre su clase indiscutible.
Otros dos de Vespa, Gallego y Díaz Arroyo, tercero y quinto, formaron escolta de honor.
Javier Ortueta, el gran maestro, estuvo como es de costumbre. De no vencer, pues a la mínima diferencia del primero. Alvaro Urgoiti, solitario representante de R. O. A., obtuvo un magnífico cuarto.
La prueba Inauguración, de reqularidad, consiguió un brillante exito en participantes, desarrollo y número de controles secretos. Que ahora fueron los “cabales”: Catorce—trece a la hora de la “verdad”, y bien situados. Manuel Cantó, donador del trofeo y al mismo tiempo patrocinador, también puso su “grano” de arena, bastante importante, al servicio del Real Moto Club de España. Asistió a la salida y llegada de corredores el general Villalba, inspector nacional de Deportes de la Delegación Nacional de Educación Física y Deportes.

Diario Ya. 2 de febrero de 1960

Trofeo-Canto-03

Trofeo-Canto-04