Oro IV

El proceso de extracción del oro en las minas puede variar dependiendo del tipo de depósito y de la tecnología utilizada, pero a grandes rasgos se puede describir de la siguiente manera:

  • Prospección y exploración: Antes de comenzar la extracción, se debe llevar a cabo un estudio geológico del terreno para determinar la presencia de depósitos de oro. Esta etapa incluye la exploración geológica, la perforación y el muestreo.
  • Preparación del terreno: Una vez que se ha determinado la presencia de depósitos de oro, se prepara el terreno para la extracción. Esto incluye la limpieza del terreno, la construcción de caminos y la instalación de infraestructura necesaria.
  • Extracción: La extracción del oro puede realizarse mediante diferentes métodos dependiendo del tipo de depósito. Los métodos más comunes son la minería a cielo abierto y la minería subterránea:
  1. Minería a cielo abierto: se utiliza para extraer depósitos superficiales de oro. Se retira la capa de tierra y roca que cubre el depósito de oro, y luego se separa el mineral de la roca mediante la utilización de explosivos, excavadoras y cargadores.
  2. Minería subterránea: se utiliza para extraer depósitos de oro que se encuentran debajo de la superficie. Se construyen túneles en la roca y se utilizan técnicas de perforación para extraer el mineral de oro.
  • Trituración: el mineral extraído se lleva a una planta de trituración donde se reduce su tamaño para facilitar la extracción del oro.
  • Molienda: el mineral triturado se muele en molinos de bolas para convertirlo en un polvo fino.
  • Lixiviación: el polvo de mineral se coloca en tanques con soluciones químicas que disuelven el oro. Este proceso se llama lixiviación y puede durar varios días.
  • Adsorción: la solución que contiene el oro disuelto se filtra para separar el oro de la solución. El oro se adsorbe en carbón activado y se separa de nuevo.
  • Refinado: el oro adsorbido en el carbón activado se procesa mediante calentamiento a altas temperaturas para separar el oro del carbón. Finalmente, se somete el oro a un proceso de refinado para eliminar impurezas y obtener un producto de alta pureza.